Suelo

El suelo se caracteriza por ser poco profundo, pobre agrícolamente, de textura franco
arcillosa con grava y ocasionalmente muy pedregoso con canto rodado,
constitución y equilibrio ácido y escasez de nutrientes.

En colaboración con el Instituto de Investigación de la Viña y el Vino de la Universidad
de León, se han seleccionado las mejores parcelas en base a un análisis previo del suelo
y su adecuada orientación, se realiza el seguimiento de la evolución del terreno y de
cada cepa, lo que permite además de alcanzar una mayor calidad del fruto, ser respetuosos con el medio ambiente.